El beso de Edvard Munch

14 de febrero

Empezamos a brindar por un año más de vida, pero no faltó quien lo hiciera por el amor y la amistad, pues ya era 14 de febrero.

Saúl Peña Rosas [i]

Ahora que se aproxima el catorce de febrero, no pude evitar recordar que el año pasado celebraba en esa fecha el cumpleaños de mi flaca en compañía de nuestros mejores amigos. Pasaba la media noche y decidimos parar un rato, estábamos exhaustos de tanto bailar y cantar, la verdad es que la estábamos pasando de lo lindo.

Con un día de antelación había preparado todo para que esa noche fuera muy especial, los 30 años de Mary, la dueña de mi corazón, no podían pasar desapercibidos. Acomodé la barra con cuatro de mis mejores botellas, saqué las fundas de la sala para proteger los sillones de los derrames de vino y los accidentes con las salsas botaneras y demás, preparé el karaoke y me cercioré de que no fallara, modulé los micrófonos para que los vecinos no confundieran nuestro canto con aullidos de perro, ya que a excepción de Claudia que canta muy bonito, los demás sólo nos divertimos ¡Pues ni que fuera concurso!

Habíamos invitado a Roberto que estaba atravesando por un divorcio que lo tenía a punto del abismo por la tremenda depresión que se cargaba, a Claudia y Javier que también son pareja desde hace 10 años y a Lucila que es compañera de trabajo de Mary con la descarada intención de que hiciera una buena relación con Roberto.

Todo transcurría con relativa calma, somos amigos desde la secundaria con excepción de Lucila, así que una vez más estábamos comentando aquellas anécdotas de adolescentes que siempre salen a relucir cada vez que nos reunimos.

Mi hermosa bebé Leslie, ya estaba durmiendo desde las nueve de la noche en nuestra recamara, obviamente supervisada por mi esposa y yo, turnándonos en visitas periódicas. Las ventajas de tener un solo hijo, es que aún nos podemos dar estos tiempecitos en casa con los amigos.

Como les decía desde el inicio, después de haber bebido, cantado y bailado nos dimos un relax para platicar un poco. Pasamos al comedor a sentarnos y disfrutar de unas tostadas que nos dieran la fuerza suficiente para seguir gozando de la velada. Después la famosa partida del pastel, las fotos, videos del recuerdo, las felicitaciones y buenos deseos, yo estaba pendiente de que Roberto no estallara en llanto o fuera víctima de un episodio de histeria, porque últimamente las terapias no le eran suficientes y por lapsos se le podía ver con la mirada fija en algo, totalmente metido en sus pensamientos sin parpadear.

Empezamos a brindar por un año más de vida de mi flaca, pero no faltó quien lo hiciera por el amor y la amistad, pues ya el reloj marcaba la una de la madrugada y era 14 de febrero. Lucila levantó su copa y dijo

— Brindo por el amor.

Todos hicimos lo mismo con excepción de Roberto que pareciera que estaba esperando la oportunidad para desahogarse y replicó,

— Y también por el desamor.

Hábilmente interrumpí y le di un fuerte abrazo a mi flaca seguido de un beso de esos que nos dábamos en secundaria provocando el aplauso de todos los presentes. Nuevamente Roberto, que ya estaba un poco entrado en copas, volvió a tomar la palabra y dijo,

— Espero que ustedes sí puedan llegar a viejos juntos con mucha salud y amándose como se aman.

El beso de Edvard Munch
Pintura al oleo. El beso (1897) de Edvard Munch. Recuperada de https://www.edvardmunch.org

Agradecimos efusivamente sus palabras, sin embargo, no pudimos dejar de percibir la tristeza en su rostro, sabíamos que hacía un gran esfuerzo por distraerse y convivir de manera sana, él nunca se había caracterizado por ser una persona depresiva y controversial, pero su pesar era tan grande que no podía evitarlo.

Claudia y Javier permanecieron mirándose detenidamente, y como si ya tuvieran un plan bien elaborado empezaron a tratar de animarlo, sólo que aquellas palabras estuvieron cargadas de tantas peculiaridades que hasta yo me sorprendí de lo que dijeron. La primera en iniciar fue Claudia.

— Roberto, el hecho de que tú y Diana hayan tomado la decisión de separarse no quiere decir que todo haya acabado, ambos son jóvenes y pueden rehacer sus vidas, debes cerrar ese ciclo y abrirte paso a nuevas oportunidades.

Roberto sólo se quedó mirando hacia la mesa como queriendo evitar la conversación, tomó su copa, le dio un trago fuerte y a manera de disculpa dijo,

— Lamento mucho que les esté arruinando la fiesta, no es mi intención, sé que me invitaron para que no esté sólo en casa y se los agradezco, pero creo que lo mejor será que me retire.

Yo le recomendé que no lo hiciera, menos en ese estado, porque a pesar de que no estaba totalmente borracho, ya olía a alcohol, era peligroso que condujera su vehículo así. La realidad es que no tuvimos que insistir tanto porque en el fondo no se quería ir. Claudia continuó.

— Sé que te parecerá absurdo lo que te voy a decir pero cuando tú y yo fuimos novios también decías que sin mí no podrías vivir, mencionabas constantemente que yo era y sería el amor de tu vida.

¡A carajo, eso no lo vi venir! Sin embargo, Javier miraba a Claudia con mucha ternura, lejos de verla con enojo, la observaba con un brillo especial en los ojos que francamente a mí me estaba desconcertando. ¡Digo! Está bien que quieran ayudar a Roberto pero a mi consideración hay cosas que no deberían de hablarse, mucho menos cuando sabíamos que Claudia y Roberto tuvieron un noviazgo de cinco años y estuvieron a punto de casarse. Claudia continuó.

—   Si pudiste superar lo que tuvimos, podrás superar esto.

Noté la incomodidad de Roberto ante semejante comentario, se rascó la barba para enseguida desdoblar la caja del pastel manteniendo su atención en algo, dio otro sorbo a su copa y protestó.

— Eran otros tiempos, ahora estamos hablando de la mamá de mis hijos, a quien prometí cuidar y amar toda la vida, lo que pasó entre nosotros fue algo de adolescentes que finalmente pudimos superar.

Roberto hizo una pausa y Claudia aprovechó para interrumpir y decirle,

— Pues quizá fueron otros tiempos pero lo que sentíamos en aquel entonces fue muy intenso, al grado de querer unir nuestras vidas. Date cuenta, ahora, yo estoy casada con la persona más maravillosa del mundo, con la cual puedo hablar abiertamente de estos temas porque sabe de sobra que lo amo con todas mis fuerzas. Pero tampoco puedo negar lo que algún día sentí por ti, no es algo que pueda borrar de mi memoria porque aprendí que no es necesario hacerlo, ahora vivo mi vida de manera diferente y estoy en otra etapa de la misma, porque entendí la importancia de cerrar ciclos. Quizá te parezca extraño pero esta plática ya la he tenido con Javier y me encanta que me diga que se siente muy dichoso de tenerme, y siempre me recuerda que somos afortunados por tenernos uno al otro.

Roberto se sintió más aliviado después de escuchar que nuestros amigos en común, son una pareja estable y feliz.

Tocó el turno de hablar de Javier quien no dejaba de tomar la mano de Claudia de una manera muy efusiva.

— Mira Roberto, lo que intenta decirte Claudia es que cuando estamos enamorados y por alguna circunstancia llega a haber una ruptura, creemos que el mundo se nos acaba, pero aunque ahorita no lo pienses así, lo podrás superar siempre y cuando aceptes lo antes posible que, en ocasiones es necesario la separación. Suele ser muy dolorosa y no hay varita mágica para aliviar tu sufrimiento, pero es un buen comienzo que continúes con tus proyectos.

Mi flaca tomó la palabra para unirse a la plática del amor y dijo.

— Además Roberto, el amor no es algo eterno, todos tenemos diferentes facetas en nuestra vida, el amor no es estar atado a alguien por compromiso, nadie debería de estar con alguien a la fuerza o con el pretexto de los hijos, porque a futuro ellos suelen ser los más perjudicados.

Aquella noche reanudamos el baile, seguimos bebiendo y cantando, a Roberto se le olvidó por momentos lo que estaba atravesando porque no dejaba de bailar con Lucila, Claudia y Javier parecían dos adolescentes enamorados y yo, honestamente ya quería que se fueran porque tenía un deseo brutal de estar con mi flaca, quería seguir el festejo en la intimidad.

Ser amigo de alguien no significa tener la solución a todos sus problemas, pero considero que una de las características fundamentales para serlo es escuchar, estar ahí, hacerles sentir que cuenta con uno en las buenas, en las malas y en las peores. Ya pasó casi un año de eso y ¿Qué creen? Roberto y Lucila… Nooo, después de esa ocasión no se volvieron a ver.

[i] Saúl Peña Rosas es licenciado en Comunicación y Cultura por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Autor de diversos relatos y de la novela El día de tu muerte.

Siguenos
Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram

29 comentarios en “14 de febreroAñade los tuyos →

  1. Es una muy buena manera de reflexionar sobre la manera en que tomamos las rupturas añoro es as aunado a las fechas que se acercan, muy buena historia, saludos.

  2. Me cayó como anillo al dedo muy buen relato y muy cierta esa reflexión. Que presión pasar esa fecha sin pareja pero tbn es día de la amistad y lo planeare con mis 2 personas favoritas , mis hijos….

  3. Es una buena historia y una excelente reflexión ya que muchas personas se aferran tanto a alguien que sienten que se les acaba el mundo o que no tiene sentido la vida sin ell@s.
    Es bueno cerrar ciclos y no aferrarte a alguien, porque haya afuera hay muchas personas por conocer o también puedes vivir una vida de sorter@ nadie tiene porque juzgar tu vida porque tú la estás viviendo no ellos.
    También es bueno tener amigos que estén contigo ayudándote a superar tu ruptura no importa si no es mucha su ayuda lo importante es que están ahí escuchando te y apoyándote en lo que se pueda.

  4. Me sentí en la sala como parte de esa noche bohemia de festejo, conforme leía me visualizaba ahí, a lado de Claudia mirando a Roberto, puedo decir que incluso saboree el vino. Tienes una gran capacidad de escribir e involucrar en la historia a tus lectores.

    1. Gracias Felipe, en la medida de lo posible hay que apoyar cuando podamos porque quizás alguna vez necesitemos ser apoyados.

      Saludos cordiales.
      ✌😁

  5. Es un día no solo de amor, sino de amistad también, muy buena reflexión sobre como superar una ruptura con amistad que no te dejan, ni en las buenas y tampoco en las malas. 👌

    1. Gracias Felipe, siempre es necesario contar con alguien que te brinde su amistad incondicional y ser recíproco con esa persona.

      Saludos cordiales ✌😑

  6. Creo que todos en algún momento hemos tenido algún desamor y es mayor el dolor cuando llegan días o fechas especiales (aunque realmente todos los días tienen algo especial). El tener apoyo emocional de las y los amigos minimizan el dolor que se tiene por la ruptura de una relación, pero nada es para siempre, todo lo vivido y aprendido es una enseñanza de vida.
    Saludos, mi querido amigo 🙂

    1. Efectivamente Ivet, dicen que no hay mal que dure 100 años, sin embargo aveces no queremos o no tenemos los elementos para dar vuelta a la página.

      Saludos cordiales ✌🙂

  7. Excelente historia no es necesario que sea 14 de febrero para demostrar amor hacia una persona hay que demostrarlo todos los días no solo ese día. Aparte al personaje no le importa el 14 de febrero le importa festejar el cumpleaños de su esposa quien cumple otro año más de vida para el eso es más importante.

  8. Me gustó tu relato,siempre con historias de la vida cotidiana y es verdad, que es difícil cerrar ciclos, por los apegos, por el amor, el enamoramiento etc. Pero llega el momento en que los superamos o los tenemos que superar sin ningún pretexto, cerrando ciclos y a seguir adelante, ya sea con amigos, con familiares o con ayuda profesional. Felicidades.

  9. Muy buena reflexión yo creo k varios emos pasado por halgo similar pero son momentos que se llegan a superar tiene k ser así mi Lic serrar siclos

  10. Hola buenas noches, cuando estoy leyendo, me imagino la situación, por la que pasan, los personajes
    que importante es tener amigos o familia que nos apoyen en este caso, es una pérdida, toma su tiempo digerirlo y ponerse en contacto con uno mismo.

    1. Efectivamente Elena, somos sujetos sociales que necesitamos muchas veces de la compañía de personas que nos quieren.

      Saludos cordiales✌😃

  11. Esta historia me gusto’, me recordo’ cuando hacemos las reuniones con mis amigos de la secun, a quienes conozco desde hace 50 años aprox, logicamente con lapsos largos de no saber de nosotros, pero cdo ultimamente nos hemos reunido nos gozamos y nos contamos cosas sumamente personales, de vida,de suerte,de hijis, de relaciones ,sin ningun tipo de restricciones, nos abrimos total, creo que eso se debe a que nos sentimos q nos conocemos tanto que ahi no tenemos cohibiciones de contar nuestas historias y circunstancias, porque dicho simplemente: somos amigos.Y como pasa en esta historia, hay compañeros de la vida que siguen casado x mas de 30 años, otros q hemos tenido rupturas dejando hijos , otros qno tuvieron hijos en su vida junto con alguien, otros q no se casaron y asi, muchas variantes de la convivencia y despues del desamor y que seguimos viviendo ,adaptandonos a la vida con o sin pareja.Me gusto la narracion y tambien me gustaria saber como manejo Roberto su situacion y si vive «feliz» ahora. Gracias a Saul por hacer circular mis recuerdos y pensamientos.Gracias

  12. Gracias a ti linda, me da un enorme gusto saber que mi relato provocó en ti tantos recuerdos.
    Gracias por compartirnos tus experiencias.

    Saludos cordiales✌😁

  13. Yo que pasé por lo mismo, puedo atestiguar, la depresión y falta de sentido de la vida, que resulta después de una ruptura sentimental, mejor dicho, que alguien amado te rompa la vida…….
    Solo me costó un par de años de alcoholismo diario y en exceso, pero como dice RPR, se tiene que cerrar el ciclo, que bien y que fácil suena
    eso………..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Twitter
Visit Us
Follow Me
Instagram